miércoles, 21 de enero de 2009

Fernando Londoño

Nota: Está entrada debió ser publicada una semana antes, pero no quería opacar las anteriores publicaciones. Afortunadamente; o en realidad desafortunadamente, sigue siendo enteramente vigente.


Como varios de ustedes ya saben, Fernando Londoño es un honorable doctor que a punta de esfuerzo y trabajo duro llegó a ser Ministro del interior y de justicia en el primer mandato de Álvaro Uribe, y dueño de un buen paquete de acciones de Invercolsa; las que adquirió a precio especial merecido por su condición de empleado. En esta empresa nunca tuvieron una queja de él como empleado, su desempeño no tuvo ninguna mancha (ni mención, ni ocasión, porque nunca ocurrió); así como tampoco Uribe tuvo quejas de su trabajo. Además fue el gran héroe que salvó al consorcio italiano Recchi de un abuso cometido por Invias, obligando al estado a pagar una grandiosa indemnización a este consorcio. A pesar de tantos méritos, el doctor Londoño sufrió en 2004 la pérdida de investidura decretada por el saliente procurador Edgardo Maya, prohibiéndole oficiar en cargos públicos por 18 años.

Pues este personaje podrá estar vetado de los cargos en las instituciones estatales, pero hoy sigue haciendo politiquería, y parece ser buen amigo del nuevo procurador, quien lo invitó a su posesión. Pero de eso no quiero hablar en este espacio, sino de su desempeño como columnista en el diario oficial del actual (y el anterior) gobierno colombiano, es decir "El Tiempo", en donde viene trabajando desde Mayo del año pasado.

Su primera columna fue la defensa de un excongresista condenado por la parapolítica; en su segunda vaticinó una guerra, luego revindicó la reacción que siguio a los atentados del 11 de Septiembre. El 27 de Agosto afirmó que "la llamada 'parapolítica' es una infame persecución contra el Congreso, de mayoría uribista", y a los 15 días acusó (sin pruebas) a la Fiscalía y la Corte suprema de justicia, de ocultar y no hacer caso de la información encontrada en el PC de Reyes. Y así se han publicado tantas otras barbaridades escritas por Fernando Londoño.

Quiero que veamos su última columna, que definitivamente no es la peor, pero es la última. Fue publicada el 14 de Enero. En ella, él se llena de críticas ... no, no son críticas, más bien quejas y acusaciones infundadas en contra del Banco de la República (a quien viene atacando desde Octubre) y su decisión de subir las tasas de interes.

No puedo defender al Banco de la República por sus decisiones porque no las comparto; pero me siento obligado a señalar la clase de falacias y ridiculeces dichas por este personaje, quien considero no debería tener voz en este tipo de asuntos; no sólo por la sanción, también por su falta de seriedad y profesionalismo.

La bobadas mencionadas por Londoño, y aprobadas por el Comité Editorial de "El Tiempo" son:

  1. Afirma que la inflación en época de crisis sabe combatirse sola, y por eso no es necesario tomar medidas para evitar su subida (a este señor no le importa que no nos alcance el sueldo). Eso no es necesariamente cierto. Es cierto que 1929 los precios bajaron hasta el piso, pero ese no fue el efecto de la crisis, sino una de las causas; además, no todas las crisis económicas son iguales, ni sus efectos son iguales en todos los países; en particular en Colombia, donde importamos muchos bienes (tal vez demasiados), la caída de la producción en el exterior puede producir un aumento de la inflación adentro del país. No olvidemos que en Ecuador la crisis económica del 2000 causó una inflación del 75%, lo que llevó a la dolarización de la economía ecuatoriana. Vale decir que existen varias teorías económicas, y que los distintos analistas siempre difieren al señalar qué medidas son más o menos convenientes, pero lo normal es que las afirmaciones se sustenten con algún tipo de razonamiento académico, como no lo hace Londoño.
  2. "El inolvidable Pablo VI dijo que la Paz tenía un nuevo nombre, que era el Desarrollo Económico. Con lo que entiende cualquiera, al parecer con la excepción de los inquilinos de la Jiménez con 7a. que la falta de crecimiento económico es la más fértil semilla de la injusticia social", dice Londoño apelando a nuestra devoción católica, y como si realmente los directivos del Banco fuesen los únicos que no saben que las malas condiciones económicas generan problemas sociales y culturales, incluyendo violencia.
  3. Dice que la medida "nos está produciendo una nueva revaluación mentirosa del peso". Pero en realidad no hay tal cosa como una revaluación mentirosa; si el precio del peso subió, pues subió, no es una mentira. Otra cosa es que eso no sea conveniente para la economía local, o para ciertos sectores como los importadores. Lo que pasa es que los publicistas de la política económica local, desde 2007, argumentan que la revaluación del peso demuestra una economía creciente y fuerte, todo para decir que la gestión del gobierno en materia económica había sido genial, y así atribuirle el mérito de ocupar el poder cuando en el precio del dólar cayó en todo el mundo. Por eso Londoño habla de una revaluación mentirosa, cuando el valor del peso frente a otras monedas sube, pero la economía no va bien. Además, el peso no se está revaluando!! El dólar en las últimas semanas ha subido de precio, sólo que lo ha hecho lentamente.
  4. Lo más grave es que trata de presentarnos medidas tomadas por el gobierno como decisiones absurdas del Banco de la República. Esto al referirse a los precios de los combustibles y de la energía eléctrica que hoy pagamos. Pero señor Londoño: esas fueron decisiones del gobierno, de su amigo Uribe, y nosotros lo sabemos.
No puedo sino decir que Londoño, ya que no está vetado de hacer propaganda política, aunque sea debería sustentar sus afirmaciones; o cuando menos, los medios de comunicación deberían exigirle que las sustente.

Como por si fuera poco ahora tiene su programa radial!!!!

Aquí está su brillante columna:


Y aquí hay una pequeña nota sobre el caso de Londoño:

domingo, 18 de enero de 2009

Descubrieron el agua tibia

Este viernes 16 de Enero RCN publicó una nota en donde comentan cómo "los estratos bajos (son) golpeados por la inflación".

No es que RCN hayá hecho un reportaje al respecto, claro que no. Recibieron un informe de la Asociación nacional de instituciones finacieras (ANIF). En este informe se menciona que las personas de estratos bajos destinan el 41% de sus ingresos en alimentos, mientras que las personas de estratos altos les destinan un porcentaje mucho menor; quienes dedican la mayor parte de su salario en vivienda y transporte. Como la inflación de los alimentos el año pasado casi alcanza el 12%, mientras que la inflación en vivienda apenas alcanza el 6%, los pobres en este país sufrieron una inflación mayor.

La ANIF dice que en general los productos en los que gastan sus ingresos las personas de estratos bajos sufrieron una inflación mayor; o como lo dice la noticia de RCN: "Según estudios de Anif, la inflación total para el grupo de personas de estratos bajos fue del 9 por ciento, mientras que para las personas de estratos altos durante 2008 fue del 6 por ciento".

Sólo hay una cosa que llama la atención de esta nota (aparte del inexistente trabajo investigativo por parte del equipo del noticiero, quienes sólo mencionan lo que dice el informe, y no hicieron ninguna investigación por su cuenta): ¿No es esta una de las bases de la demanda contra el incremento del salario mínimo realizada por la CUT? Pues sí, pero cuando la CUT expone sus argumentos, RCN hace oídos sordos (al igual que el gobierno); en cambio, cuando lo dicen las instituciones financieras, RCN "denuncia" la situación; pero eso sí, sin revindicar la demanda hecha por la CUT.

Eso es señoras y señores: parcialidad e ineptitud.

Aquí está la nota.

video